Inauguración de sistema de riego por aspersión y depósito semicircular de agua en Quillacollo

El pasado 26 de septiembre, la Fundación Agrecol Andes, junto a autoridades municipales, realizó la entrega de un depósito de agua circular semisubterráneo con una capacidad para 300.000 litros. Esta particular forma de almacenar agua está conectada a un sistema completo de riego por aspersión para 93 familias de agricultores de la comunidad de Chocaya del municipio de Quillacollo. Cabe destacar que la construcción de esta obra fue posible gracias al cofinanciamiento de municipio de Quillacollo aportó con 47.000 Bs., la Fundación Agrecol Andes  con 12.000 Bs. y la comunidad complementó con 15.000 Bs., un total de 74.000 Bs. en efectivo. A esto hay que añadir el costo de materiales locales y la mano de obra que significó alrededor de 30.000 Bs., aportado también por la comunidad.
Rubén Maldonado, Director Ejecutivo de la Fundación Agrecol Andes, señaló que esta entrega es muy significativa porque además de mejorar el uso eficiente del agua para riego comprende la implementación de parcelas agroforestales para mejorar la calidad de los suelos en las comunidades. Valoró de forma positiva el trabajo que se está realizando con el Gobierno autónomo municipal de Quillacollo, con quién se prevé firmar un convenio para la construcción de otro depósito de agua más grande, de 500.000 litros.
Esta obra hidráulica tiene la particularidad de ser una solución tecnológica de bajo costo a la falta de agua para riego en comparación con los tanques convencionales que priorizan el modelo cuadrangular, utilizan muros trapezoidales e insumos costosos y complicados de aplicar como el pegamento sika. Según Serafín Vidal, responsable del proyecto de agroforestería de la Fundación Agrecol Andes, la construcción de los depósitos convencionales es muy costosa: un tanque con la capacidad de 20.000 litros de agua puede llegar a costar 30.000 Bs.; y en cambio, un depósito circular se cotiza en 3.000 Bs.
Esta solución tecnológica es mucho más económica, fácil de hacer y accesible porque utiliza materiales locales como el adobe y aplica el diseño circular, que al no tener esquinas, a largo plazo evita de mejor forma las filtraciones y rajaduras, brindando la misma garantía de al menos 20 años. El uso del adobe como molde es lo novedoso de la técnica, es fácil de hacer, y se construye muy rápido.
De esta manera Agrecol Andes está apoyando la construcción de depósitos circulares conectados a sistemas de riego por aspersión y a parcelas agroforestales con el propósito de contribuir a solucionar los problemas de falta de agua para riego en el campo, en el marco del Proyecto de agroforestería dinámica.